Santa María de Eunate: una joya en el Camino

Santa María de Eunate es probablemente una de las iglesias más bellas, misteriosas e intrigantes que he visto nunca. Entre Muruzabal y Puente la Reina, en pleno campo, sin nada al rededor capaz de quitarle el protagonismo, se alza sencilla y enigmática. Recibe su nombre del euskara, Eunate (Eun-ate) que significa cien puertas, en clara alusión a los arcos que la rodean creando un claustro a su alrededor.

"<yoastmark

Santa María de Eunate, ¿templaria?

Santa María de Eunate es una construcción románica, del siglo XII y de origen muy incierto. Se atribuyó primero a los Templarios por sus formas arquitectónicas, aunque esa teoría parece descartada ahora. Tal vez fue hospital de peregrinos o su faro en el camino, algo que parece confirmar su pequeña torre a la que se accede por una escalera de caracol. Puede que una pequeña linterna alumbrarla el desolado paraje en el que se encontraba, guiando en otros tiempos a peregrinos que pudieran perderse.

arcos eunate
En realidad no son cien, solo 33

Tal vez formara parte de un complejo mayor, es difícil saberlo. Parece encajar tan bien en la soledad del páramo que cuesta imaginarse otros edificios a su alrededor. Su planta octogonal, de geometría imperfecta, es lo que resulta especial a los visitantes. Es cierto que este tipo de plantas eran conocidas en el románico aunque no muy habituales. Sin embargo, a lo largo del Camino de Santiago podemos contar tres. Para los Templarios simbolizaba la unión entre el mundo material y el espiritual, por eso la mayoría de iglesias con plantas centralizadas les son atribuidas.

Interior Eunate
El abside y altar

El interior más etéreo del mundo

El interior parece sobrio a simple vista pero, si uno pasa un rato dentro, empezará a apreciar su majestuosidad. Eunate posee dos pisos de columnas, el de abajo ciego y el superior con vanos abiertos, pero todos con sus capiteles decorados. Sobre estos dos niveles se alza un tercero, del que parten los nervios que forman la bóveda, con cierta influencia musulmana. La luz entra misteriosa, tamizada por el alabastro a través de unos lucernarios creando ese ambiente de recogimiento por el que destaca este templo.

Capiteles
Gente guapa

Sea uno creyente o no, no se puede negar que Santa María de Eunate es un lugar especial. No solo por sus singularidades arquitectónicas o porque los canteros la plagaran de símbolos que acentúan su leyenda. Muchos peregrinos toman un desvío en el Camino de Santiago simplemente para admirarla, pasar tiempo entre sus muros, pasear por la arcada exterior que la rodea. Otros, sin ser caminantes, o sin ánimo de buscar ninguna espiritualidad también paramos. Eunate es especial porque te hace sentir, tiene energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: