Nueva York Día 10: adios y hasta pronto.

Día 10 (5 Marzo – Miércoles)

Planing del día: adiós Nueva York
Hora de irse.
Despedida y cierre.

El shuttle del aeropuerto nos viene a buscar a las 14 horas, así que parece que tenemos toda la mañana por delante para la despedida de la ciudad. Después del check out en el hotel desayunamos en el Bene Café one more time. Desde allí nos encaminamos a terminar el viaje donde lo empezamos. Bajamos hasta el Flatiron donde Broadway se transforma en “la calle de los diamantes y las extensiones de pelo” donde todas las tiendas son de brillos y pelucas. Nos sentamos al sol en Madison Park y le decimos adiós a la planchita.

Flatiron B. Nueva York
Hay luces bonitas…

Volvemos a hacer el recorrido inicial, despidiéndonos de todo como si fuéramos dos tontas muy tontas, adioooos Grand Central, adiooooos Chrysler, adioooooos Bryan Park, adioooooos Times Square, adiooooos Broadway… y así toda la mañana. Desde Bryan Park, robando el wifi del parque (uno de los mejores de la ciudad, debo decir) nos aseguramos de que el vuelo sale en hora y de que nos recogen al día siguiente.

Chrysler B
El Chrysler desde Bryan Park

El camino a aeropuerto es una pena y la espera allí más. Después de facturar comemos y esperamos nuestro vuelo gastando los últimos dólares. Volvemos a casa como su fuéramos al matadero. El vuelo de retorno dura tan solo 6 horas y, con la diferencia horaria, estamos en Madrid a las 8 de la mañana dispuestas a morirnos.

Me gustaría dar algunas conclusiones del viaje pero me es muy complicado. Solo cuatro cosas que tal vez os puedan servir si os asomáis a Nueva York a -14 grados.

 

Nueva York congelado
Así te quedas

 

  • No os volváis locos. Yo me compré todo el Decathlon de cosas térmicas de montaña, nieve y demás para nada. Acabé regalando las botas a la camarera del hotel y cociéndome por las esquinas con las cosas polares. Cuando vas por la calle vas caminando y no pasas tanto frío y luego en el metro, cafeterías, restaurantes, hotel… la calefacción está a tope que te mueres.
  • Un buen abrigo. Eso sí. Que te proteja y abrigue por la calle pero que al quitártelo en un interior puedas ser una persona normal y no Heydi.
  • Guantes táctiles. Jo, que invento. En Nueva York sucede que allá por donde vas sientes la necesidad de fotografiar todo, al menos yo. Sin guantes es un suplicio sacar del bolsillo cámara o móvil.
  • Hidratación. Parece una tontería, pero el frío hizo que se nos pelara la cara modo extremo. Diana de V tenía la piel mejor que nosotras. Así que cremita y a protegerse con gorro-bufanda y… ¡a patear!

Sin duda Nueva York ha sido, una de las experiencias de mi vida y, estoy segura de que volveré a ver Nueva York más de una vez. Hay muchos sitios a los que viajar, cientos de lugares que deseo visitar pero esta ciudad siempre seguirá en la lista <3

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.