¿Qué ver en Budapest? Imprescindibles de la capital húngara.

Budapest es una ciudad única, monumental, reconocida como una de las hermosas de Europa y con miles de rincones y monumentos históricos que descubrir. Nacida de la unión de dos ciudades, Buda y Pest, cada una a un lado del Danubio, la capital de Hungría tiene mucho que ofrecernos.

Vamos a descubrir algunas cosas imprescindibles de Budapest, que no te puedes perder.

Descubrir Bastión de Pescadores.

Posiblemente unas de las mejores vistas de la ciudad las tendrás desde Bastión de Pescadores. Esta preciosa construcción fue en su día una fortaleza cuyo trabajo era defender las murallas de la ciudad. Tras su remodelación en 1902 ha llegado a nuestros días casi como un castillo de cuento de hadas.

Bastión de Pescadores - Que ver en Budapest
Esta maravilla está abierta todos los días y es gratis.

Visitar el Parlamento.

Uno de los edificios más representativos de la ciudad bien merece una visita. Te cuento todo lo que necesitas para visitar el Parlamento en este post.

El Parlamento de Budapest desde Bastión de Pescadores.
El Parlamento de Budapest desde Bastión de Pescadores.

Subir paseando (o en funicular) al Castillo de Buda.

El Castillo de Buda es otro de los emblemas de la ciudad. Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, ya no tiene función de residencia real, sino que alberga dos museos, la Galería Nacional y el Museo de Historia.

Toda una experiencia por solo 1200 florines.

Al castillo puedes subir dando un cómodo paseo y recreándote en las vistas o en el Sikló, un funicular de 1870, el segundo construido en Europa. El trayecto comienza al final del Puente de las Cadenas en la plaza que además marca el kilómetro cero de las carreteras húngaras. La Puerta del Sol de Budapest 😀

Tomar un cerveza, o lo que gustes, en un Ruin Bar.

Los Ruin Bar son un gran atractivo y un reclamo de la ciudad, una de esas cosas que hacer en Budapest sin duda. Se trata de bares que se encuentran en el barrio judío de la ciudad, construidos en edificios casi abandonados y, en su momento, ruinosos. Desde el primero de todos, el famoso Szimpla Kert, hasta los nuevos y más modernos como Mazel Tov, todos ofrecen bebida, oferta gastronómica y una estética que va entre lo irreverente y el síndrome de Diógenes. No te los pierdas de noche pero visita también alguno de día, merece la pena apreciar los detalles.

Ruin Bars en Budapest.
Szimpla Kert significa jardín sencillo, pero que no os engañe su nombre 😀

Probar el gulash y otros platos típicos como el langosh.

Si algo que me gusta de viajar es probar la gastronomía de los diferentes países que visito. En Budapest no podía quedarme sin probar sus platos más típicos. Me encantó el gulash, uno de los estofados de carne más tradicionales del país, a base de cebollas, pimiento y manteca.

Algo de lo que no había oído hablar antes de llegar a Budapest era el langosh, una especie de masa de frita a la que luego añaden ingredientes por encima, generalmente nata agria, queso o jamón. Digamos que es la pizza de Hungría, la sirven en bares y para llevar por la calle y comer a bocados. En algunos locales más alternativos experimentan con la masa frita para hacer otros platos como hamburguesas o bocadillos.

Ver la Iglesia de Matías.

La Iglesia de Matías es una de las más espectaculares de la ciudad, tanto por lo preciosa que es como por su enclave. Situada junto a Bastión de Pescadores no puede tener mejores vistas. Además, su tejado de colores la hace inconfundible y única.

Su construcción empezó en el siglo XIII pero lo que podemos ver ahora es una gran reforma hecha en el siglo XIX, por lo que su estilo es neogótico al igual que el Parlamento. Si entráis (entrad) apreciad sus vidrieras y frescos pero también el precioso órgano.

Darte un baño en uno de sus muchos balnearios.

Budapest es una ciudad termal, plagada de balnearios y casas de agua en los que relajarse y olvidarse del exterior por un rato. Muchos de estos baños llevan siglos en activo y son una de las cosas que ver en Budapest sin duda (y que disfrutar).

Por ejemplo, el Balneario Széchenyi es uno de los más grandes de Europa, inaugurado a principios del siglo XX. El precioso edificio, también neogótico y sobre todo, su piscina exterior harán que no olvides tu estancia en él nunca.

Pasear por el parque de la ciudad.

Muy cerca de la Plaza de los Héroes se encuentra el parque de la ciudad, uno de los pulmones de Budapest y donde los ciudadanos van a pasear o hacer deporte. En el mismo parque encontraremos el Balneario Széchenyi y el Castillo Vajdahunyad. Este castillo fue construido para la Expo de 1896, originalmente en madera, pero tuvo tanto éxito que se decidieron a hacerlo en piedra y conservarlo.

Plaza de los Héroes, qué ver en Budapest.
Plaza de los Héroes, sus estatuas conmemoran a los líderes de las siete tribus fundadoras de Hungría.

En el parque además hay un lago en el que, al menos durante el invierno, se puede patinar sobre hielo.

Subir a la cúpula de la basílica de San Esteban.

Visitar la Basílica de San Esteban es casi gratis, apenas 200 HUF a modo de donativo por entrar a saludar a la mano incorrupta del fundador de Hungría. Bueno, y a apreciar la propia Basílica, que es hermosa y uno de los edificios religiosos más grandes de Hungría.

San Esteban, qué ver en Budapest
El castillo de Buda desde la torre de San Esteban

Por 600 florines más se puede subir a una de las torres, pasando por la estructura interior de la cúpula de 96 metros.

Comprar recuerdos o una bolsita de paprika en el Mercado central.

Las ciudades las definen mucho sus mercados. Un mercado de abastos lleno de vida y tradición, como la propia Budapest es digno de una visita de buena mañana.

Mercado central, qué ver en Budapest

El edificio, de finales del siglo XIX, tiene dos plantas. La inferior está plagada de puestos de comida, verdura, carnes… en la superior encontraréis todo tipo de souvernirs y recuerdos de Budapest y algún que otro restaurante.

¿Sabías que el Mercado Central se declaró en ruina en 1991 y fue cerrado? Para nuestra suerte fue restaurado para convertirse en el mercado cubierto más grande de la ciudad.
  

Caminar por Vaci Utca y descubrir sus escaparates más locos.

Vaci Utca es la calle comercial más famosa de Budapest y una de las calles peatonales más largas. A lo largo de ella encontrarás tiendas de todo tipo, desde grandes cadenas a tiendecitas de lo más curiosas como una dedicada exclusivamente a la Navidad.

Adentrarte en el barrio judío y visitar la Gran Sinagoga.

El barrio judío fue durante la ocupación alemana un ghetto en el que ni los propios nazis se atrevían a entrar. Desde allí muchos judíos eran enviados a campos de concentración y otros muchos murieron de hambre y frío.

Sinagoga, qué ver en Budapest

La Sinagoga de Budapest es la segunda más grande del mundo, después de la Gran Sinagoga de Jerusalén. Os cuento más sobre la visita en este post.

Subir a la colina Gellert, el punto más alto de la ciudad.

Empezaremos a subir desde el puente Erszebet, donde lo primero que veremos será la estatua en honor a San Gerardo. El Santo levanta triunfante una cruz cristiana frente a un pagano.

Vistas desde Gellert, qué ver en Budapest
Vistas desde lo alto de la colina Gellert

Desde todos los miradores y caminos del monte Gellert tendremos unas vistas preciosas del Danubio. La subida no es nada dura, pero puedes sentarte en cualquier banco a contemplar el paisaje solo por placer.

Monte Gellert, qué ver en Budapest
Estatua de la Libertad, levando su oja de palma.

Cuando llegues a la cima te encontrarás a los pies de la Estatua de la Libertad y a su vez tendrás toda Budapest a tus pies. Muy cerca de la estatua está la Ciudadela, construida en 1850 por los austriacos para controlar la ciudad y a sus habitantes.

Hacer una excursión a Memento Park.

Memento Park es un lugar curioso donde los haya, un parque del recuerdo a la época de la ocupación comunista tras la Segunda Guerra Mundial. Allí se han trasladado las estatuas que plagaban la ciudad durante aquella época. Al contrario de otros países en los que se destruyeron por completo, en Hungría decidieron crear un espacio para la memoria.

Cruzar a pie el Puente de las Cadenas.

Una y otra vez. El Puente de las Cadenas es el más famoso de los que unen Buda y Pest y el más antiguo. Construido alrededor de 1840, cuando el Conde Széchenyi encontró que no podía cruzar de una orilla a otra debido a las enormes placas de hielo que cubrían el río. Hasta entonces se habían usado transbordadores y barcazas pero aquel frío invierno constató la necesidad de tener un puente.

Puente de las Cadenas, qué ver en Budapest
De día es precioso pero de noche se me enamora el alma

Inspirado en el puente de Hammersmith (Londres), pronto se convirtió en un emblema de la ciudad. Durante la Segunda Guerra Mundial las tropas alemanas lo derribaron para impedir el asedio soviético. Algunas de estas fotografías se pueden ver en Terror Haza. Fue reconstruido por completo en 1949.

Pasear por la Avenida Andrassi.

Junto con Vaci utca es una de las más importantes de la ciudad, declara Patrimonio Universal por la UNESCO en 2002. Esta calle se empezó a construir a finales del siglo XIX para unir la Plaza de los Héroes con la plaza Erzsébet ter. Alberga algunas de las tiendas de lujo más caras del mundo y, aunque no podamos comprar nada, merece la pena darse un paseo admirando las preciosas fachadas y palacios.

Visitar la Ópera Nacional.

En la misma Avenida Andrassy, como no podía ser de otra manera, está la Ópera Nacional de Hungría uno de los edificios neo-renacentistas más bonitos del país. Construida en 1884 y fue financiada por Francisco José I, emperador de Austria, a condición de que no fuera más grande que la Ópera de Viena.

A fecha de octubre de 2018 la ópera y su gran salón central se encuentran de reformas. El edificio está cubierto con andamios por fuera y el gran salón cerrado al público. Para resarcir a los visitantes, el tour guiado ofrece un precioso recital con un coro.

Merendar en uno de los cafés más lujosos del mundo.

Hacer una parada técnica a media mañana o media tarde es imprescindible para el turista caminante medio y, si puedes hacerlo en uno de los cafés más bonitos, la experiencia mejora.

New York Café, qué ver en Budapest
Muerte por tarta de queso.

Café New York es, posiblemente, una de las cafeterías más bonitas del mundo mundial. Situada en el Hotel Boscolo, con la decoración propia de un palacio, será el café más caro que te tomes en la ciudad, unos seis euros, tampoco es para matarse. Date un capricho, sintiéndote toda una Sisi Emperatriz rodeada de dorado y lámparas de araña.

Gerbeaud Café, qué ver en Budapest
Fachada elegante. Los días de sol la terraza estaba llena a pesar del frío 🙂

El café Gerbeaud es otra de las pastelerías tradicionales más famosas y elegantes de Budapest. Visita obligada a sus enormes salones de techos altos con mesas de mármol. Más sobrio que New York pero de pasteles igualmente apetitosos.

Sobrecogerte en el Monumento de los Zapatos.

Monumento de los Zapatos, qué ver en Budapest
Sobrecogedor.

Junto al Parlamento de Budapest, a orillas del Danubio, se encuentra este pequeño monumento en honor a los judíos asesinados durante la Segunda Mundial.

Dicen que los nazis obligaban a los judíos que iban a ejecutar a quitarse los zapatos y dejar sus pertenencias junto al río antes de matarlos y dejar que sus cadáveres fueran arrastrados por el Danubio. Sin duda una parte de la historia que Budapest no quiere ni puede olvidar.

Adentrarte en el Hospital en la Roca.

Situado en la colina de Buda, cerca de la iglesia de Matías, este hospital de la Segunda Mundial fue construido dentro de un búnker y se ha conservado tal cual, incluso con su maquinaria original.

Si quieres saber más de la visita te lo cuento en este post.

Sube a la Torre de Buda.

Torre de Buda, qué ver en Budapest
Su campanario y un ventanal gótico son lo único que se conserva tras la Segunda Guerra Mundial.

Desde 2017 es una de las nuevas atracciones de Budapest y otro mirador más. La torre de Buda es la antigua iglesia de Santa María Magdalena, el único edificio gótico que queda en pie en la ciudad desde el que tendrás una visita 360 de la ciudad. Os cuento más en este post.

Y ¿tu? ¿Has estado en Budapest? ¿Qué otras cosas recomiendas de la capital húngara?

¿Ganas de más? En este post te descubro cinco cosas chulas que hacer en Budapest gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.